SUELO RADIANTE


SUELO RADIANTE

Ventajas:

  •  El sistema de suelo radiante ha evolucionado de tal manera que no sólo calienta en invierno si no que programándolo, en verano refresca.
  • Ahorro de espacio, evitamos tener objetos que ocupan espacio como pueden ser los radiadores en las estancias donde se ubique.
  • Ahorro energético, este sistema consume menos que los convencionales de calefacción.
  • Confort óptimo y uniforme, ya que toda la estancia se calienta por igual, siguiendo el dicho del refranero “pies calientes, cabeza fría”.
  • Ecológico. Dada la baja temperatura requerida, la instalación de suelo radiante se puede combinar con fuentes de energía renovables a baja temperatura, como la energía solar y geotérmica, disminuyendo el consumo de los combustibles fósiles.
  • Saludable. El bajo grado de humedad conseguido evita la aparición de ácaros y el desarrollo de alergias. Gracias a la ausencia de circulación de aire en la habitación, se reduce significativamente la cantidad de polvo.